Compartir

El alcalde de Vigo realizó ayer una visita a las obras de humanización de la calle Venezuela, entre Marqués de Alcedo y Pizarro, y avanzó también que de forma inminente comenzará la instalación de las cintas mecánicas de Gran Vía.

«Es una humanización excepcional, renovando casi 1,5 kilómetros de tuberías de fibrocemento, desde Bicentenario hasta Pizarro», señaló Abel Caballero antes de explicar que fueron detectadas importantes deficiencias. «En la inspección ocular de la obra detectan que el saneamiento está absolutamente destruido, un inmenso agujero que podía provocar un hundimiento en cualquier momento, quedó todo vacio, el saneamiento roto, tuberías de casas ya en el conectadas y estaban vertiendo al suelo, un problema importante», dijo.

El Ayuntamiento, según informó al regidor, sustituirá todo el saneamiento, con un coste de 859.000 euros. Además, hay que sumarle la humanización de la calle Venezuela, que tendrá una inversión de 1,5 millón de euros, y el parque infantil, con 766.000 euros, por lo que la reforma se va por encima de los 3 millones de euros.

«Esta es la forma en la que entendemos la ciudad, grandes humanizaciones, espacios habitables, una forma de concebir Vigo», señaló Caballero. Los obras obligan a partir de ayer lunes a suprimir un carril de subida de Gran Vía.

«Estamos ya preparando la humanización de Gran Vía, con las rampas cubiertas de cristal, de forma inmediata avanzaremos con tres tramos», avanzó el alcalde antes de añadir que será «un ejemplo en Europa, con una nueva forma de hacer ciudad, más vegetación, transporte, movilidad…alguna gente de buena fe fue engañada, esto va a tener más árboles seguro».