Compartir

El alcalde despidió esta mañana en el aeropuerto a los últimos cien estudiantes que pasarán tres semanas en cuarenta municipios de Inglaterra o Irlanda aprendiendo inglés. Tal y como recordó, todos son becarios, aunque, en función de la renta, algunas familias abonan hasta el máximo del 25% del viaje.

En declaraciones a los medios, se mostró «orgullosísimo» de implementar un programa educativo que permite a toda una generación disfrutar de una estancia para aprender idiomas en el extranjero independientemente de la situación económica de los alumnos. Los 750 alumnos participan -explicó- en un doble proceso de formación: lingüístico y de inmersión ya que acuden a las mismas clases que los alumnos de los centros educativos de las ciudades que visitan.

El Ayuntamiento concedió este año 750 bolsas, con un presupuesto de 1,7 millones para alumnos de 3º de la ESO. Además, hay que sumar otras 92 aportaciones para el alumnado de la Escuela Oficial de Idiomas, lo que eleva la inversión a 1.864.000 euros.