El BNG denunciará en el Parlamento gallego la problemática laboral en la factoría de PSA en Vigo

260
0
Compartir

El Bloque Nacionalista Galego mantuvo ayer un encuentro con los responsables de las secciones sindicales de la CIG y CUT, en la factoría de PSA en Vigo, Manuel Domínguez y Vitor Mariño. En el encuentro, en el que participaron por el frente nacionalista el portavoz municipal, Xabier P. Iglesias, y –por medios telemáticos– la diputada, Carmela González, se abordó la situación actual en la empresa después de la desescalada.

La representación sindical denunció que la aplicación de las medidas preventivas están suponiendo la reducción del tiempo efectivo de descanso durante la jornada, dado que dentro de las pausas fisiológicas dedicadas a acudir al servicio, beber, alimentarse o refrescarse, tienen que incorporar también tareas de desinfección y padecen las restricciones por aforo en el acceso a espacios como los aseos. Además, trasladaron su queja por la no adecuación de las cargas y ritmos de trabajo a esta nueva realidad y la falta de transparencia, por parte de la dirección del centro, en lo relativo a los casos positivos por la Covid-19 entre el personal.

«Non é aceptábel que PSA pretenda atinxir producións de recordo a costa de limitar a eficacia das medidas preventivas e reducindo o tempo de descanso, que xa é o mínimo legal. Tampouco é razoábel que neste contexto non se teñan reducido as cargas de traballo e que se estea a traballar con igual ou maior ritmo que antes da pandemia», afirmó la diputada Carmela González.

En este sentido, el portavoz municipal nacionalista, Xabier P. Iglesias, recordó que PSA «remoloneou á hora de reaccionar diante da pandemia xa na primeira onda», señalando que la factoría viguesa fue la última de todo el Estado en paralizar la producción el pasado mes de marzo, y lo hizo obligada por la enorme presión sindical, social e institucional.

Precariedad

Otro de los asuntos abordados fue el del elevado nivel de precariade laboral que se padece en la factoría de Balaídos, donde según los sindicatos no se firma un contrato de jornada completa desde hace muchos años.

«Non se pode seguir subvencionando a precariedade laboral. PSA é unha das empresas que maiores subvencións, diretas e indirectas, recibe das administracións públicas, e iso non é compatíbel con que máis do 60% do seu persoal estea empregado a tempo parcial, con contratos de 4 horas pero que esixen na práctica dispoñibiliade completa e con salarios de miseria», advirtió Iglesias.

Al Parlamento

El Bloque denunciará estas problemáticas en el Parlamento de Galicia a través de una batería de iniciativas. Con ellas procurarán que la Xunta, en tanto que es autoridad laboral, actúe vigilando el cumplimiento de las medidas preventivas, la adecuada gestión de los casos de contagio y el estricto respeto a los tiempos de descanso. También demandarán que toda ayuda pública se condicione no solo al mantenimiento y creación de puestos de trabajo sino a la calidad del empleo, para revertir la elevada precariedad.

«Demandaremos explicacións á Xunta e instaremos o Goberno galego a deixar de ollar a outro lado diante desta situación nun centro de traballo tan importante como PSA», resumió González.