Compartir

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, acompañada de la diputada de Igualdade, Isaura Abelairas, y de la diputada de Empleo, Montse Magallanes, hizo entrega esta tarde en el Palacete de las Mendoza de los II Premios Sofía Novoa Ortiz, que distinguen la inclusión de la perspectiva de género en los trabajos universitarios.

La presidenta provincial destacó la calidad de los tres trabajos galardonados que «impulsan políticas igualitarias y de visibilidad de las mujeres en campos tan importantes como la educación, desde donde verdaderamente se puede cambiar la sociedad».

Más al detalle, se entregaron dos premios de 1.000 euros cada uno para Lucía Troncoso Pintos (Vigo) y Eva Fontáns Fernández (Pontevedra) por apostar por la inclusión de la perspectiva de género en sus trabajos de fin de grado. En el caso de Troncoso, su estudio está centrado en los ‘Modelos para fomentar la igualdad entre los sexos en el trabajo por rincones en la educación infantil.

El trabajo en los rincones con enfoque de género’ y, en el caso de Fontáns su trabajo aborda cuestiones relativas al ‘Enfoque de género en la mejora de la expresión oral de la educación infantil en una escuela que escolariza alumnado de minorías étnicas y procedentes del extranjero’.

También se hizo entrega de un premio de 1.000 euros para el trabajo ‘Traducción como herramienta para la visibilidad: traducción de Gaycation para voces superpuestas’.

Durante la entrega de los galardones, la presidenta provincial señaló la importancia de los Premios Sofía Novoa para «apoyar trabajos, estudios, investigaciones e iniciativas llevadas a cabo en la Universidad de Vigo que están impulsando y a extender la igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres y la perspectiva de género en diferentes ámbitos de la sociedad».

En este aspecto, Carmela Silva hizo hincapié en la necesidad de «premiar la perspectiva de género en los trabajos universitarios ya que es un paso más en la consecución del objetivo más importante que tenemos, que no es otro que conseguir un mundo en el que mujeres y hombres tengamos las mismas oportunidades».

También añadió Silva que con estos premios «cumplimos otro importante objetivo: poner en valor la figura de Novoa Ortiz, visibilizarla por sus grandes aportaciones a nuestra sociedad. Hablamos de una mujer con una enorme cultura pero, como otras muchas, olvidadas por la historia». De hecho, el legado de Novoa aun está siendo recuperado en la actualidad y ponen de manifiesto una interesante vida ligada al mundo de la música, muy comprometida.

A los 17 años ingresó en la ‘Residencia de Señoritas’, en Madrid, dependiente de una institución que se encargaba de fomentar la renovación pedagógica y científica en España en el primero tercio del siglo XX. Allí, Novoa Ortiz fue una de las artífices de un ambicioso y pionero programa educativo, que posibilitó el acceso a la educación superior a muchas mujeres, ya que de aquella sólo podían estudiar especialidades o doctorarse en Madrid.