La Diputación homenajea a las redeiras con un mural en la fachada de su sede de Vigo

119
0
Compartir

La sede de la Diputación de Pontevedra en Vigo, situada en el Casco Viejo de la ciudad, luce ya en su fachada el mural de homenaje al colectivo de redeiras creado por el artista Darío Basso dentro del programa municipal de arte urbano en medianeras y espacios públicos ‘Vigo, ciudad de Color’. El alcalde, Abel Caballero, y la presidenta provincial, Carmela Silva, visitaron ayer la obra, «una esplendorosa muestra de arte de vanguardia con un maravilloso simbolismo, ya que hace un reconocimiento a las redeiras y por extensión a todas las mujeres del mar», explicó la máxima responsable de la Diputación.

El alcalde, por su parte, destacó que «estamos ante una magnífica obra contemporánea que combina la acción artística con grandes valores como es el homenaje a las redeiras, y además contribuye la recuperación del espacio público a través del arte».

El lienzo al aire libre de Basso ocupa 195 metros cuadrados de fachada de la sede, situada en la calle Eduardo Chao, en la que antiguamente las redeiras extendían las mallas de pesca para restaurarlas. El artista hizo una investigación sobre la historia del barrio y de la propia calle, y mantuvo conversaciones con las personas mayores del Casco Viejo para así fundirse en el pasado y el ambiente del entorno. «Las redeiras tienen un trabajo silenciado, pero básico y importantísimo para la actividad pesquera», explica el autor de esta pintura mural que ya forma parte del paisaje del Casco Viejo vigués.

Redeiras es una intervención pictórica abstracta en gran formato en la que Basso, con la colaboración de Paula Lago Pereira, una de sus alumnas en la Escuela de Artes y Oficios de Vigo, empleó distintas técnicas, entre ellas el empleo de cojines y mantas para hacer las impresiones de la pintura sobre la fachada de la sede. La obra, que quedará finalizada el miércoles, está creada con pintura con nanocristales de silicato en tonos pastel y suaves. El fondo del lienzo evoca distintos elementos marinos, y sobre él el autor creó la silueta de una red a partir de fotografías tomadas en el puerto pesquero de Vigo.

La fachada sur de la sede de la Diputación, pintada ahora en tono azul, «es un reflejo del mar», según explica el artista. La intervención tiene influencias del expresionismo americano de los años 50 del pasado siglo. «Es una obra pictórica en pared que respeta la restauración arquitectónica del edificio», amplió Basso, quien detalló al alcalde y a la presidenta de la Diputación los pormenores de la idea y el proceso creativo.

Carmela Silva subrayó que Redeiras «es una obra de arte muy especial en la que se emplean las técnicas más vanguardistas de la pintura mundial, y que convierte la sede de la Diputación en Vigo en un gran lienzo de un grande artista».