La Xunta publica la licitación para seleccionar entre cuatro y ocho socios estratégicos y tecnológicos para el polo aeroespacial de Galicia.

Compartir
Drone fly in the blue sky

La Xunta publicó en el DOGA del 9/08 la licitación para seleccionar entre cuatro y ocho socios estratégicos y tecnológicos para el polo aeroespacial de Galicia.

El plazo para la presentación de solicitudes de participación en la fase previa del procedimiento permanecerá abierto el 10 de septiembre.

El Diario Oficial de Galicia (DOG) publica la licitación pública para seleccionar entre cuatro y ocho socios estratégicos y tecnológicos para el polo Aeroespacial de Galicia, la primera de las 30 actuaciones previstas en la Estrategia 2021-2025 de la iniciativa. Con un presupuesto de 40 M€, el plazo de recepción de solicitudes para participar en la fase previa de este proceso, impulsado por la Xunta de Galicia a través de la Agencia Gallega de Innovación (Gain), estará abierto hasta el 10 de septiembre y los interesados pueden consultar el documento que regula las condiciones de la convocatoria en la página web www.civiluavsinitiative.com.

Las empresas que deseen participar en el proceso deben cumplir varios requisitos y presentar hasta un máximo de veinte servicios o proyectos de I+D+i realizados en los últimos cinco años.

Esta licitación tiene por objetivo generar resultados como la firma de acuerdos de asociación con entre 4 y 8 empresas tractoras, desarrollar 80 proyectos de I+D, construir nuevos hangares en el Parque Tecnológico e Industrial de Rozas y conseguir un efecto tractor sobre 80 pymes gallegas, multiplicando así la capacidad tecnológica de Galicia.

 

Esta licitación abre grandes oportunidades para las empresas y centros de conocimiento gallegos que ya han participado en proyectos del polo Aeroespacial de Galicia. En este sentido, la Xunta de Galicia habilitó una nueva sección de Directorio en la web de la Civil UAVs Inititative para hacer más accesible el contacto con estos agentes a todas aquellas empresas tractoras que aspiran a convertirse en socios estratégicos del Gobierno gallego.

 

La selección de socios para los próximos cinco años del polo Aeroespacial de Galicia se realizará mediante un proceso de diálogo competitivo. Finalizada esta fase previa de solicitudes de participación y documentación, se iniciará un período de diálogo en el que las empresas invitadas a participar –un mínimo de 2 y un máximo de 10– deberán presentar sus propuestas.

Posteriormente, se celebrará la fase de cierre de diálogo y selección de programas conjuntos de interés preferente, en la que las empresas deberán presentar las propuestas de solución final; y la fase de cierre financiero, en la que deberán presentar la documentación acreditativa de la disponibilidad y acceso a fuentes de financiación complementarias propuestas.

Regulación de movilidad

Entre las novedades del proceso de licitación, la Civil UAVs Initiative quiere impulsar y poner a disposición de los adjudicatarios el Centro de Investigación Aeroportada de Desbroces (CIAR) como un espacio de experimentación en un entorno seguro para promover avances en la regulación.

De este modo, las empresas licitadoras podrán unirse al sandbox de Rozas para explorar soluciones técnicas enfocadas a mejorar las operaciones de movilidad aérea que permitan abrir nuevas posibilidades regulatorias. Así, la Civil UAVs Inititive contribuye con las autoridades aeronáuticas reguladoras en la definición de los requisitos para la realización de los ensayos y de las futuras regulaciones que darán soporte a las operaciones comerciales con drones.

Este sandbox dispondrá de sistemas de simulación estratégica y táctica para las operaciones con vehículos no tripulados, un entorno de tecnología 4G y 5G para su uso como enlace de comunicaciones en operaciones BVLOS, sistemas de aterrizaje y despegue vertical, micrometeorología y un sistema de ciberseguridad en las comunicaciones, entre otros.

Los sistemas sandbox permiten conocer en mayor profundidad las características de un nuevo producto o modelo de negocio, permiten afinar y ajustar las innovaciones en un entorno de mercado, minimizan la inseguridad jurídica y contribuyen a mejorar el acceso a inversiones al ofrecer un marco seguro a los proyectos de innovación; facilitan la colaboración entre las administraciones públicas, empresas y usuarios; y contribuyen a modernizar el contexto regulatorio de las actividades productivas, asegurando siempre la protección de los derechos de los ciudadanos.