Compartir

La conselleira de Infraestructuras e Vivenda, Ethel Vázquez, avanzó este lunes en Marín que el próximo verano los vecinos y turistas dispondrán ya de la nueva senda peatonal entre Vilaseca y Lapamán, facilitando sus desplazamientos cotidianos. De este modo, Vázquez Mourelle, junto con la alcaldesa, María Ramallo, anunció la licitación en el día de ayer de las obras de ejecución de la nueva senda en la carretera PO-551, que une Marín con Rande, con el objetivo de reforzar la seguridad viaria y en la que el departamento que dirige invertirá cerca de 790.000 euros, contando las expropiaciones de las 44 fincas necesarias para su ejecución.

Explicó que el nuevo itinerario Vilaseca-Lapamán, de uso peatonal y para ciclistas no deportivos, tendrá una longitud aproximada de 1,5 km y llega hasta el límite del término municipal de Bueu. La misma se construirá por el margen derecho de la carretera autonómica, en hormigón coloreado, para que sea fácilmente visible por todos los usuarios, y también por parte de los conductores.

La conselleira detalló que en el tramo de la senda que atraviesa un pequeño arroyo se ejecutará una pasarela de madera, que irá anclada a la estructura del puente existente, garantizando así la continuidad de la senda. Además, añadió, se construirán muros de contención para ganar espacio para la senda y se habilitará una banda de aparcamiento en línea en las cercanías de la playa de Lapamán, de unas 35 plazas, facilitando el estacionamiento en la zona a los vecinos.

La titular de Infraestructuras señaló que al proceso de contratación de las obras iniciado hoy, para lo que las empresas disponen hasta el 30 de julio para presentar ofertas, seguirá en los próximos meses la tramitación administrativa necesaria para comenzar las obras a principios de 2019 y tenerlas finalizadas a mediados de año.

Según dijo el objetivo de su departamento y que este nuevo itinerario, incluido en el Plan de Sendas de O Morrazo, cofinanciado con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), esté al servicio de vecinos y turistas ya en el próximo verano, puesto que cuentan con un plazo de ejecución de 6 meses.

Adelantó además que a la senda Vilaseca–Lapamán, cuyas obras se licitaron hoy, tendrá continuidad con el proyecto que se está desarrollando en la PO-551, ya en Bueu, para la eliminación del Tramo de Concentración de Accidentes. Se trata de la ejecución de un trecho de senda para dar acceso a la playa de Lapamán.

Intervenciones, subrayó, a las que hay que añadir, las actuaciones que está ejecutando su departamento encaminadas al refuerzos de firme y que se están llevando a cabo en varias carreteras autonómicas.

Plan de Sendas de Galicia

Ethel Vázquez indicó que con esta nueva senda, junto a la que su departamento ha previsto ejecutar en la misma carretera PO-551, entre Bagüín y Seixo, se dará también continuidad a los trechos de aceras existentes y permitirá que los vecinos dispongan de un itinerario a pie que recorrerá Marín al completo por la costa.

Anticipó que la estos itinerarios vendrán a sumarse otras 2 sendas en las que también está avanzando el departamento que dirige en la carretera que va a Moaña. Y adelantó que este mismo mes de julio se contará con el proyecto constructivo del trecho Coirados-Pardavila y con el documento de información pública del itinerario entre Pardavila y Cadro.

La conselleira remarcó que todas estas actuación se enmarcan en el Plan de Sendas de Galicia, que para la comarca de O Morrazo prevé la ejecución de 10 Km de sendas seguras sostenibles e integradas en el paisaje, y una inversión próxima a los 3 millones de euros.

Otras actuación para incrementar la seguridad viaria

Vázquez Mourelle refirió además que estos proyectos no son los únicos que tiene en marcha el departamento que dirige para incrementar la seguridad viaria y favorecer la movilidad de los vecinos de Marín.

En este sentido también recordó el convenio firmado en marzo con el Ayuntamiento de Marín para la humanización de la calle Concepción Arenal. Trabajos, dijo, que ejecutará el ayuntamiento pero a los que desde la Xunta se aportarán 1,3 millones de euros, el 80% del total. Una actuación integral para hacer esta calle más cómoda, más segura y más humana. Y también habló de las intervenciones encaminadas a refuerzos de firme que se llevan a cabo en varias carreteras autonómicas.

En definitiva, resumió, distintas intervenciones en Marín que en su conjunto supondrán una inversión de su departamento superior a los 3 millones de euros, destinados a que vecinos y turistas puedan tener una movilidad más segura y respetuosa con el medio. Y además, añadió, más saludable e incluso más apetecible, principalmente en primavera y en verano.