Roberto Carrero, denuncia el desgobierno absoluto en el Ayuntamiento de A Guarda

423
0
Compartir

El portavoz de los populares en A Guarda, Roberto Carrero, denuncia públicamente el desgobierno en el municipio fruto del matrimonio mal avenido formado por el PSOE de Antonio Lomba y el BNG de Anxo Baz. Carrero asegura que «el único nexo de unión de esta peculiar pareja era impedir que gobernara mi formación. Si ya durante el período de noviazgo, el mandato anterior, discutían de manera constante y se descalificaban mutuamente, ¿qué no iba a pasar en el matrimonio?… Aun así, decidieron casarse para desgracia de la familia e invitados que somos los guardeses»

Los populares auguraban ya la situación al conocer el pacto de gobierno entre el BNG y PSOE. Roberto Carrero proclama contundentemente «la incapacidad de Antonio Lomba y del PSOE guardés para gobernar era conocida por todos y de ahí sus resultados electorales. Si a esto le unimos la incompetencia e ineptitud de Anxo Baz por su falta de preparación y criterio, además de las promesas y engaños electorales del BNG guardés (no pactar, Concepción Arenal sentido único, finca de Fínola, etc.), tenemos un municipio roto y sin vida. Un concello en el que se gobierna con fotos en redes sociales o tocando el bombo en manifestaciones».

El partido popular de A Guarda afirma sin paliativos que existen dos gobiernos municipales descoordinados donde el único interés es desgastar la posición y acciones del otro. Roberto Carrero asegura «lo que el PSOE dice por la mañana, lo desmiente el BNG por la noche. Se están hostigando de manera recíproca para ver quien sacará más rédito político en las próximas elecciones».

Los populares citan ejemplos: la Fiesta de la Langosta y sus invitaciones, donde ambas formaciones y por separado efectuaron convite a los invitados; el Tecla Sound Festival, en el cual los problemas puestos a la organización por el BNG son negados por el PSOE; el abandono de las calles y la limpieza, pues en función de con qué concejal se hable derivará responsabilidad al BNG o al PSOE; la pérdida de exposiciones por las dificultades manifestadas por el BNG a personas que desean exponer en A Guarda; el desconocimiento de los vecinos cuando quieren solicitar alguna reunión con los concejales delegados pues como la cultura pertenece al BNG y las fiestas al PSOE, si realizan una solicitud de fiesta cultural con quién deben hablar; y tantos ejemplos que se podrían ir enumerando.

Mención aparte, según los populares, merece el desaguisado de la calle Concepción Arenal y señalan que «de ahí que se haya solicitado un pleno extraordinario para aclarar la situación porque es insostenible. Según palabras de dirigentes del BNG en reuniones con el comercio: – el BNG coordina la zona peatonal y el PSOE la zona de circulación de vehículos-».

Roberto Carrero se pregunta «¿Pero aquí quien gobierna?»; y repite la máxima de la República de Platón que dedicó a ambas formaciones en la investidura del Concello, «allí donde el mando es codiciado y disputado no puede haber buen gobierno ni reinará la concordia». No obstante, el dirigente popular omite continuar hablando de este tema hasta conocer pormenorizadamente la situación en el pleno convocado para el día 30 de este mes en curso.

Sobre la dimisión del histórico concejal nacionalista Xan Lois Lomba, los populares respetan su dimisión si bien apuntan que esta era un secreto a voces antes, durante y después de las elecciones. «No deja de haber cierto fraude electoral. Él sabía perfectamente cuál era su situación antes de presentarse y, aun así, lo hizo embaucando a parte de su electorado. Su toma de posesión y posterior dimisión antes de tres meses ha sido una irresponsabilidad. Su participación en el juego de gobierno bipartito del BNG y PSOE ha supuesto que los guardeses tengamos que desembolsar del erario público su renuncia. Además, él como concejal delegado de tráfico es uno de los responsables del caos circulatorio actual de la villa».

Este era el proyecto y las ideas claras del BNG, añade Carrero «volver a investir alcalde a Antonio Lomba, fijarse salarios desorbitados, incumplir sus promesas electorales, repartirse poltronas de concejalías y arruinar a nuestro pueblo»

Finalmente, Roberto Carrero apunta «que no nos engañen: la culpa de cómo sigue A Guarda es tanto del BNG como del PSOE. Pero como muchos matrimonios rotos, existen intereses de todo tipo: sociales, económicos, profesionales, de poder, etc. que les obligan a continuar la relación muy a su pesar. Los guardeses mientras tanto, seguiremos sufriendo esta tormentosa relación de pareja y asistiremos perplejos a este sainete con final poco feliz para A Guarda»