Compartir

La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, amadrinó hoy en Tomiño la botadura de una de las dos embarcaciones que inauguraban la primera ruta turística en el embarcadero inclusivo del Espacio Natural del Río Miño, una infraestructura que se realizó al amparo de un convenio de colaboración firmado el pasado año entre este ayuntamiento pontevedrés y Turismo de Galicia y que garantiza la accesibilidad de embarque y desembarque de las personas con diversidad funcional en esta parte del río Miño.

Cerca de treinta personas participaron en el primera de estas rutas fluviales que, además de la responsable de Turismo de Galicia también amadrinó la alcaldesa de Tomiño, Sandra González. Impulsada por el Club Deportivo Sen Amarras, esta iniciativa prevé la puesta en marcha de hasta 12 salidas de estas rutas turísticas por el río Miño entre los meses de junio a septiembre tomando como punto de inicio este nuevo embarcadero inclusivo.

El apoyo a la adaptación de esta infraestructura se enmarcan en el compromiso del Gobierno gallego con una actividad turística sin barreras con productos y servicios que puedan ser conocidos por cualquier persona, sin distinciones. En este sentido, Turismo de Galicia ayuda a los ayuntamientos y al sector en esta tarea a la hora de adaptar sus infraestructuras y recursos, para lo cual este año se cuenta con una inversión que ronda los cuatro millones de euros solo en líneas de subvenciones. Junto a esta línea de ayudas, se trabaja de manera paralela en varias líneas para ahondar en este objetivo, a través del Plan de accesibilidad turística de Galicia y del Camino de Santiago, alineado con la Estrategia del turismo de Galicia 2020.

Turismo fluvial

El embarcadero inclusivo del Miño –que contó con una inversión de 150.000 euros– permite poner en valor las numerosas posibilidades turísticas de este río, claro protagonista en este municipio de Tomiño. La Estrategia de turismo de Galicia 2020 centra una de sus once líneas de trabajo en promover el turismo fluvial, con especial énfasis en los ríos Miño, Sil, Ulla y Tambre, así como en los embalses e incluye actuaciones como las mejoras en las infraestructuras o la creación de productos turísticos a su alrededor, entre otras iniciativas.