Compartir

Cerca de un millar de familias gallegas se beneficiaron este año de las ayudas de la Consellería de Infraestructuras e Vivenda destinadas a la instalación de ascensores, salvaescaleras y otros aparatos elevadores en los edificios y viviendas en los que no existen.

La convocatoria de ayudas realizada por la Xunta en marzo de este año se salda con la concesión de un total de 120 ayudas, de las que se beneficiarán un total de 997 viviendas. El importe de las ayudas concedidas asciende a más de 2,5 millones de euros.

En la primera convocatoria, correspondiente a 2017, se concedieron 59 ayudas de las que se beneficiaron más de 400 viviendas. En 2018 se duplicaron los fondos destinados a esta línea de ayudas, lo que supuso duplicar el número de ayudas concedidas, mientras que el número de viviendas beneficiadas es más del doble.

Las ayudas están destinadas a la instalación de ascensores, salvaescaleras y otros mecanismos elevadores en los edificios de viviendas que carecen de este servicio. De la misma manera, la Xunta subvenciona la instalación de estos mecanismos en viviendas unifamiliares y en viviendas tipo dúplex, con el objetivo de mejorar las condición de accesibilidad de las viviendas gallegas.

Estas ayudas, cuyo importe puede conseguir el 60 por ciento del coste, son compatibles con otras que se puedan conceder para lo mismo fin, siempre que la suma total no supere el coste de la instalación.

En el caso de edificios residenciales colectivos los destinatarios de las ayudas son las comunidades de propietarios, y en el caso de las viviendas unifamiliares y dúplex, los propietarios. En todos los casos debe tratarse de personas físicas. En el caso de las viviendas unifamiliares y dúplex, los ingresos ponderados de la unidad familiar no podrán supera 3,5 veces el Iprem.

Además de esta línea de ayudas, el Gobierno gallego cuenta también con subvenciones de la Consellería de Economía, Emprego e Industria destinadas a la renovación de ascensores ya existentes.