Compartir

La directora de Turismo de Galicia, Nava Castro, acompañada del alcalde de Arbo, Horacio Gil, asistió este sábado a la XXIII edición de la Fiesta de la Lamprea Seca de Arbo, una celebración que año a año se convierte en uno perfecto escaparate de la riqueza de Galicia como destino de gastronomía de producto. Se trata de una fiesta sobre un recurso de especial singularidad como es la lamprea y que cuenta, además, con un itinerario turístico propio, la Ruta de la Lamprea, que permite conocer hasta 18 ayuntamientos gallegos a través de los ríos Miño, Ulla y Tambre.

La Fiesta de la Lamprea Seca de Arbo es una de las más de 300 celebraciones gastronómicas distribuidas por las cuatro provincias que muestran que cualquier momento es bueno para disfrutar de la cocina popular. Por sus singulares características, fiestas como estas ocupan un lugar destacado en la Estrategia del turismo de Galicia 2020. También tendrán un papel destacado en el futuro Plan Enogastronómico en el que la Xunta está trabajando y que tiene muy en cuenta que cada vez son más los viajeros que acuden a Galicia interesados por la cocina gallega.

Esta celebración reúne año a año en este ayuntamiento pontevedrés a visitantes atraídos por los productos autóctonos como la lamprea y también los vinos de la Denominación de Origen Rías Baixas, que también están teniendo lugar destacado durante la festividad en el área de degustación especialmente habilitada. También se incluyen talleres de artesanía y un festival de cantos de taberna, organizado por la Coral Polifónica de Arbo.

Atractivo turístico de la pesquerías

El ayuntamiento de Arbo fue también protagonista este fin de semana con la Ruta de los Vinos del Ribeiro-Rías Baixas de los Trenes Turísticos de Galicia, impulsados por la Xunta en colaboración con Renfe y el Inorde. Nava Castro y Horacio Gil saludaron a los participantes a su llegada a la estación de Arbo y los acompañaron a su visita a las tradicionales pesquerías. Los participantes también se acercaron, entre otros lugares, al Mosteiro de Leiro, donde pudieron visitar el nuevo spa vinoterapia puesto en marcha.

Arbo se sitúa en la Ruta de la Lamprea del bajo Miño, un itinerario a lo largo de 25 kilómetros hasta Salvaterra de Miño donde se pueden ver las tradicionales pesquerías, las estructuras ancestrales con las que se pesca artesanalmente este pescado y por las que Turismo de Galicia lleva tiempo haciendo una férrea apuesta en los últimos años garantizando su conservación y convirtiéndolas en un reclamo para el interior de la provincia de Pontevedra.