Suárez Costa muestra su máxima preocupación por las consecuencias de la posible marcha de Ence

Compartir
El presidente de la Autoridad Portuaria, Jose Benito Suárez Costa, manifestó su “máxima preocupación” ante la situación que atraviesa la empresa Ence tras la sentencia que anula la prórroga de su concesión en Lourizán. “Estamos en permanente contacto con las principales empresas afectadas en el Puerto para analizar una situación que es sumamente seria”, indicó.
El presidente del Puerto de Marín mostró su total solidaridad con los trabajadores de Ence “por el momento de intensa angustia e incertidumbre que están viviendo y que compartimos desde la Autoridad Portuaria” y señaló que la principal preocupación “son los puestos de trabajo, algo que por desgracia no abunda en nuestro entorno y mucho menos en un contexto de profunda crisis como el que estamos atravesando”.
Ence cuantifica en más de 5.000 las familias afectadas directa o indirectamente por un hipotético cierre de la factoría. “No son solo los puestos de trabajo directos en fábrica, es que hay muchas otras actividades auxiliares y de transportistas en el puerto y en toda la comarca que dependen casi exclusivamente de Ence y es algo que, francamente, puede ser irrecuperable”, señaló Suárez Costa.
Afirmó que “desde el respeto que siempre mostramos a las decisiones de la Justicia y entendiendo que todavía queda un camino judicial que recorrer ante el Supremo, esto supone un importante varapalo para el tejido industrial y económico de toda la comarca cuyas consecuencias pueden ser realmente nefastas para el futuro de Pontevedra y sus alrededores”.
El tráfico de pasta de papel de Ence supone más de 100 barcos al año y 120 movimientos de camión por cada barco. Además el puerto cuenta con una infraestructura única en España destinada a esta actividad, la Terminal Cubierta o AWT que tiene en concesión la empresa Grupo Nogar, otra de las principales creadoras de empleo en el recinto portuario. “Ence está fabricando en Lourizán un producto de primera calidad que es altamente valorado por los fabricantes de papel europeos”.
Para el Puerto de Marín “es sin ningún género de dudas una mercancía estratégica y si un eventual cierre conlleva que se pierda ese tráfico, muchas otras cosas van a estar en juego”, indicó el presidente. Ence exporta la totalidad de su producción de la fábrica de Lourizán por el Puerto de Marín. Con una media de 400.000 toneladas al año “estaríamos hablando de un 19% del tráfico portuario total y hasta un 60% del tráfico de mercancía general convencional (la no contenerizada).
“La razón de ser de un puerto de interés general es la importación y exportación de productos para la industria ubicada en su hinterland o área de influencia. Sin industrias no hay puertos y sin empleo industrial no hay futuro en Pontevedra para la gente joven”, añadió. Sobre la posibilidad de traslado a otra ubicación en Galicia, el presidente señaló que “a día de hoy, Ence es una empresa puntera, con unos altísimos estándares de calidad medioambiental y estoy seguro de que muchos concellos estarían encantados de contar en sus municipios con una fuente de empleo que fija población y crea riqueza en el entorno”, señaló.